• Jueves, 11 Marzo 2021

Hidrógeno, the new must

Energía limpia

A finales de 2019, la Unión Europea (UE) presentó el plan estratégico de Europa (European Green Deal) que persigue la descarbonización de la economía europea, y define el objetivo de neutralidad climática para el año 2050. Entre las áreas prioritarias se encuentra el hidrógeno limpio (European Hydrogen Strategy), para cuyo impulso y desarrollo se creó la European Clean Hydrogen Alliance (julio de 2020).

Así, la UE apuesta abiertamente por el hidrógeno limpio como tecnología clave hacia una Europa climáticamente neutra, a la vez que como una prioridad de inversión para impulsar el crecimiento económico dentro del plan de recuperación económica de la UE Next Generation Europe, crear puestos de trabajo locales y consolidar el liderazgo mundial.

El Gobierno de España, alineado con la estrategia europea, aprobó recientemente la “Hoja de Ruta del Hidrógeno: una apuesta por el hidrógeno renovable” (octubre de 2020), con la que pretende impulsar el despliegue de este vector energético, clave para que España alcance la neutralidad climática, con un sistema eléctrico 100% renovable, no más tarde de 2050.

La siguiente infografía muestra las previsiones sobre el despliegue de las tecnologías de hidrógeno limpio en España en 2030. A nivel europeo, se estima que la construcción de este ecosistema de hidrógeno verde requerirá una inversión de 430 billones de euros[1], de los cuales 145 billones procederían de financiación pública. A nivel nacional, el Gobierno de España estima que será necesaria una inversión de en torno a 8900 millones de euros en los próximos diez años. En el corto plazo, periodo 2021-2023, el Gobierno de España prevé destinar a este fin más de 1500 millones de euros procedentes del Fondo Europeo de Recuperación.

Infografía que muestra el impacto que tendrá el despliegue del hidrógeno en España en 2030
Fuente: Fuel Cells & Hydrogen Joint Undertaking (Unión Europea)

La firme apuesta del sector público por el hidrógeno limpio ha sido ampliamente respaldada por el sector privado, como muestran las iniciativas para la construcción de plantas de generación de hidrógeno verde en Puertollano (Iberdrola), Mallorca (Enagás y Acciona) y Bilbao (Repsol-Petronor). Cabe presagiar, por tanto, que la economía del hidrógeno en España (y en Europa) será una realidad en el corto-medio plazo. Una realidad, de la cual ITAINNOVA, patrono fundador de la Fundación Hidrógeno Aragón (FHa), quiere ser partícipe.

El desarrollo tecnológico e industrial necesario para la implantación efectiva de la economía del hidrógeno ofrece una gran oportunidad para generar conocimiento, que transferido a la industria y asociado a la innovación en las cadenas de valor,  serán la base para la generación de empleo y consecuentemente para la creación de valor.

El alcance de este desarrollo tecnológico no se ciñe al sector eléctrico, con nuevas formas de generación y distribución, sino que impacta en un amplio espectro de sectores industriales que serán necesarios para proporcionar los bienes de equipo requeridos en las aplicaciones finales del hidrógeno. Como se ilustra en la figura anterior, el hidrógeno verde se espera que desempeñe un papel imprescindible en la descarbonización de:

  1. La industria consumidora intensiva de hidrógeno (refinerías, siderurgia, producción de amoníaco, etc.)
  2. El transporte, en particular el pesado de larga distancia, ferroviario, marítimo y aviación.
  3. La edificación, para generación combinada de calor y electricidad.

La introducción del hidrógeno en todas estas aplicaciones requiere un esfuerzo en I+D en las tecnologías propias del hidrógeno como electrolizadores y pilas de combustible, donde avances en nuevos materiales y su comportamiento en operación serán esenciales, pero también se requiere innovación y desarrollo de innumerables componentes (o sistemas) de uso cotidiano que deberán adaptarse a la nuevas especificaciones derivadas del uso de hidrógeno, como por ejemplo: compresores, depósitos de almacenamiento (alta presión o temperatura criogénica), intercambiadores de calor, juntas de estanqueidad, sensórica y sistemas de control, supercondensadores, convertidores de potencia, etc.

El cambio climático apremia. La apuesta público-privada por el hidrógeno es firme y clara. El reto tecnológico está lanzado. El éxito se alcanzará aunando esfuerzos. En ITAINNOVA aceptamos el reto y, junto a FHa, queremos contribuir a hacer realidad la transición hacia una economía climáticamente neutra, pero no lo haremos solos. ¿Te unes?


[1]  Blueprint for a Hydrogen Implementation Plan. Fuente: https://www.hydrogeneurope.eu/index.php/publications-0

María García Camprubí

ARTÍCULOS DEL MÍSMO ÁMBITO

OTROS ARTÍCULOS

Skip to content